14 Feb

Este artículo apareció en BoletínACIA número 27

Neysa Tallaneli Criollo Padilla

¿Te imaginas preparar un platillo con toda tu colonia que te puede durar todo el año? Existe un alimento indispensable que une a todas las clases sociales existentes en Corea del Sur, encontrado tanto en las cocinas de muchas familias como en cada reunión de convivencia social. Este alimento es el kimchi. Su preparación forma parte de una tradición ancestral que implica tanto la ayuda de toda la familia como la del vecindario entero.  Antes de la llegada del invierno, los coreanos comienzan a preparar el kimchi en grandes cantidades, a este periodo se le conoce como la época del gimjang.

El nombre kimchi viene de las variaciones de la palabra chimchae, en la que chim significa impregnar y chae verdura. El ingrediente principal en la preparación de este manjar es la col china o baechu. Se remoja en agua y, después de quitar el exceso, se agrega sal y se deja reposar por 12 horas aproximadamente.  Enseguida se hace una pasta mezclando hojas de mostaza, ajo, jengibre, rábano, cebollines, camarones, ostiones, pepinos y polvo de chiles rojos secos. Finalmente esta preparación  se unta en cada una de las hojas de la col y se guarda para continuar su fermentación. Existen muchas recetas para hacer kimchi, que varían de acuerdo a la región, al clima y principalmente al gusto de la comunidad o la familia que lo prepara. Sin embargo, podemos dividir al kimchi en dos tipos principales: el kimchi rojo, ya descrito, y el kimchi blanco o baek kimchi, preparado con castañas, un poco de azúcar y mínimo polvo de chiles para que su sabor sea más suave.

El kimchi posee propiedades nutritivas de suma importancia para la alimentación del ser humano. Contiene vitaminas A, B1, B2,  C y caroteno, además de tener bacterias del ácido láctico que estimulan el metabolismo.

Hace muchos años, el kimchi era preparado sólo con vegetales y servido como platillo principal junto con el arroz, debido a que los alimentos escaseaban en invierno. De ahí que la mezcla de sus ingredientes sea tan nutritiva. Actualmente es fácil adquirirlo en los supermercados y se guarda en neveras especiales durante mucho tiempo, incluso durante todo un año.

En el Distrito Federal puedes ir a cualquier tienda de alimentos coreanos en la Zona Rosa, encontrarás un bote grande de kimchi en 80 pesos aproximadamente. Si te animas a comprarlo, pregunta por el tiempo que durará en refrigeración, porque no contamos con la tecnología adecuada para mantenerlo por largos periodos.

¿Se te antoja un taco de bistec con kimchi? O bien, ¿un sope de frijol o de queso con kimchi encima? Utiliza tu creatividad y añade un toque coreano a tus antojitos mexicanos: serán toda una delicia e impresionarás a tus invitados con este manjar coreano.

Este artículo apareció en BoletínACIA número 27