25 Nov

Una historia en viñetas

Juan Antonio Yáñez

Dicen los antropólogos que los mitos son “historias que anteceden a la historia”; narra­ciones que cuentan los orígenes del mundo en el que viven aquellos a quienes están dirigidas. Los mitos dotan a los miembros de un grupo de una identidad colectiva. Fue pen­sando en esto que al leer la versión en español de Los samuráis de México (サムライたちのメキシコ), me quedó clara la importan­cia que muchos le dan a mantener un consenso sobre el pasado.

Los samuráis de México es una historieta o manga que condensa la investigación de Ueno Hisashi, ex embajador de Japón en México. Ueno estudió la historia de la primera migración japonesa a México. Su trabajo entusiasmó a muchas personas que pronto se involucraron en el proyecto de adaptación al manga que vio la luz en Japón en 2008. En éste, uno puede encontrar eventos clave en la migración como los errores de planeación y el legado de personajes que hoy son figuras míticas en varias ciudades de Chiapas. Aunque sus nombres no dirán mucho a los lectores, se darán cuenta que los 36 integrantes de este experimento migratorio sembraron una semilla, fueron los portadores de un arquetipo japonés que los autores resaltan en todo momento. Aunque tal arquetipo ya se ha puesto en tela de juicio, no se puede criticar su función en este guión encaminado a contar una histo­ria conmovedora.

Finalmente, pasando por alto uno que otro estereotipo del “mexi­cano” y el uso en la traducción de un sociolecto que no concuerda con el contexto de la historia, es cierto que Los samuráis de México atrapa y conserva un mito fundacional que da sentido al presente de la comu­nidad japonesa en México. La versión en español puede adquirirse en la Asociación México Japonesa entre otros sitios.
No se lo pierdan.