23 May

Una de las preocupaciones actuales en la enseñanza de idiomas es el salto entre el

saber y el poder hacer. El salir de las aulas a la utilización de la herramienta de

comunicación humana que es un idioma.

Hace unas cuantas semanas se llevó a cabo el festival del 7° aniversario de la ACIA. Fue

una oportunidad para que se pudieran ver al mismo tiempo y en el mismo lugar quienes

estudian y trabajan en este centro. El resultado: muchos alumnos se asombraron de lo que

ya son capaces de hacer con el idioma que estudian: japonés, chino y persa. Además fue una

oportunidad para ver actividades externas de varios alumnos de la ACIA, como la práctica y

exhibición de artes marciales.

En resumen, salir de las aulas para hacer, más que sólo saber, ha sido por demás

productivo para el aprendizaje y motivación. Enhorabuena; la comunidad de ACIA se ha

mostrado muy participativa y entusiasta en el contexto actual. Además, se tuvo la presencia

de algunos exalumnos y amigos de siempre que vinieron a dejar su mensaje en una botella.

Se sintió muy vivo ese espíritu de quienes comenzaron este proyecto y de quienes lo están

realizando actualmente.

Ahora vienen los siguientes retos académicos como los concursos de oratoria de japonés y

chino y los exámenes de certificación. La mesa está puesta, ¿cuáles serán la próximas actividades

Guenki en ACIA?…

Por otro lado, tal parece que la comunidad de mexicanos interesados en el continente

asiático está incontenible este año del tigre. Diversas instituciones han realizado en lo que va del año actividades como la presentación artística de estudiantes de la BLUCP organizada por el Instituto Confucio de la UNAM (7 de marzo) en el Teatro Hidalgo; el simposio anual de la lengua japonesa de la AMIJ (26-28 de febrero), la presentación del Instituto Toka de Instructores de kimono en el Hotel Nikko (28 de febrero), la presentación de Kikunokai (19 y 20 de febrero) en el Teatro de la Ciudad, entre otras muchas actividades culturales. Hoy, más que decir: sería difícil mencionarlas a todas estamos en situación de buscar tiempo para poder asistir a la mayoría. ¿Qué mejor caldo de cultivo los que buscan aprender una legua asiática?

El Boletín ACIA ha tenido dos vertientes: 1. presentar temas de difusión del conocimiento

y análisis y 2. informar sobre lo que pasa en el entorno cultural de nuestra ciudad.

Por cuestiones de espacio estamos pasando los contenidos noticiosos-informativos a

nuestra edición electrónica y cedemos el espacio impreso a los contenidos temáticos.

Por último, informamos a nuestros lectores que publicaremos en internet nuestro directorio

de puntos de distribución de la versión impresa, para estar más al alcance de quienes nos

buscan. Quienes hacemos este boletín lo publicamos con la gran expectativa de brindar a

nuestros lectores una breves páginas que les dejen algo. Esperamos lo disfruten.