16 Nov

Juan Antonio Yáñez

 

Calla y repite después que yo; más fuerte, no se oye, una vez más. Muy bien. Ahora vámos a escribir en el cuaderno, fíjate en el ejemplo y cuando terminemos vámos a traducir una canción.

 

Creo que así fue. Con el paso de los años su recerdo se ha ido diluyendo en mi memoria pero creo que el boceto general es ese. Esa fue la forma como comencé a aprender inglés cuando era apenas un crío. El caso del japonés fue algo similar. Es posible que varios, si no muchos de los que leen esta nota lleguen a la misma conclusión. ¿Cómo fue que aprendieron lo que ahora es su segnda lengua? Aprovechando este ejercicio, también podrían preguntarse. ¿Qué era exáctamente lo que esperaban hacer con el idioma que estudiaron? ¿Les interesaba en específico leer, poder conversar, entender la televisión? Tal vez, ni siquiera tenían claro qué era lo que esperaban obtener.

 

Los expertos en enseñanza de segundas lenguas se hacen estas mismas preguntas cuando se disponen a diseñar un nuevo método de estudio. Eso se traduce en una situación donde, si tus aspiraciones y los objetivos de tu método de idiomas coinciden, hay muchas posibilidades de que tu historial en el aprendizaje de lenguas extranjeras tenga un final feliz. En caso contrario, es muy probable que el camino se haga más largo, tan largo que uno termina abandonando el estudio. 

 

Entonces, en el caso del idioma japonés, ¿qué opciones existen en este momento? Como una impresión producto de mi experiencia en la didáctica de dicha lengua, podría decir que actualmente existe una gran variedad de materiales. Métodos básicos, intermedios, avanzados, de comprensión de lectura, japonés de negocios, de niños, y otros dedicados a personas que se van aestudiar en Japón. Sin embargo denro de todo ese universo de posibilidades, desde fuera de Japón tenemos acceso a una muestra muy pequeña. Luego, es sólolo un puñado de ellos el que ha sido adoptado por las escuelas de japonés para fungir como su método base.

 

La existencia de un programa basado en un método de japonés preestablecido, causa una sensación de certidumbre, tanto para maestros como para alumnos. Así todos sabemos, qué vámos a aprender y a qué ritmo. Por años, esa misma certidumbre la compartieron la mayoría de las escuelas cuando adoptaron un método en común. Una misma vara para medir el avance de los alumnos. Sin embargo, en este momento existe ya una nueva “medida” que se está poniendo a prueba.

 

El método Marugoto, desarrollado por La Fundación Japón, ha sido traído a México para probar su eficacia. Setrata de un sistema de enseñanza novedoso por diferentes razones. Primero, se trata de, si no el primero, sí uno de los primeros métodos de japonés básico que se apegan a los nuevos estándares para la enseñanza-aprendizaje del japonés emitidos en el año 2010.

Sobre una base psicolongüística donde se procura “bañar” al estudiante de estimulación de distintos tipos ( auditiva, visual, gráfica, etc), los estudiantes procesen esa información para poco a poco ir aprendiendo a manejar y manipular la nueva lengua con todo y sus reglas lingüísticas, pragmáticas y sociales. Marugoto es entonces de un método que da énfasis a la actividad, al uso de la lengua para situaciones concretas; se trata de un método cuyo objetivo primordial es desarrollar habilidades para la conversación en japonés .

 

Por todo lo anterior, Marugoto método diferente, del cual se espera buena aceptación en nuestro país; y dado el incremento del interés por la lengua japonesa en México, se tienen buenas expectativas al respecto. Es cuestión de que la gente se anime a probarlo. Hasta ahora han sido relativamente pocas las personas que han experimentado el estudio bajo el método Marugoto. Por ello, a continuación les presento un par de testimonios

 

Karen

Yo sólo había estudiado inglés desde que entré al kinder. Y, sí, bueno, esta clase de japonés estuvo mejor de lo que pensaba. Yo creí que iba a estar mas aburrido y me gustó más. Yo pensaba que iba a ser así como de leer mucho y así. Pero no, o sea, la verdad es que sí me como que las palabras se me pegan. Es difícil, pero me gusta.

 

¿Alguna actividad en especial te ha servido para aprender?

Algun tipo de actividad…. los ejercicios de hiragana me sirvieron mucho. Y los dibujos en los libros. Esos… como que al recordar los dibujos me acuerdo de las palabras, cómo se dicen.

O sea que… ¿en lugar de tener una lista de palabras, con los dibujos nos acordamos más fácil?

 

¿Cual es tu punto fuerte en el japonés?

Yo creo que escuchar. Pero sólamente que haya puesto atención ya puedo saber lo que quieren decir.

 

¿Tu recomendarías este método?

Sí, porque.. pues es que, como que con actividades seguidas, como que sí se aprende. No se trata de aprender así… repetitivamente sino con varias actividades diferentes que te hacen recordar lo aprendido.

 

 

Sara.

¿Has estudiado otros idiomas antes?

He estudiado inglés toda mi vida porque mi mamá es maestra de inglés.

 

¿Y el japonés?

Autodidácticamente, tengo estudiando japonés desde hace 3 años. Pero ya formalmente en una academia, desde hace un año.

 

La clase está muy bien hecha y está muy padre. Bueno, a mi me emociona mucho. Antes de empezar me imaginaba otra cosa. Me imaginaba ejercicios mas escritos Yo pensaba que era nada mas ver el libro y que no ibamos a hablar tanto y eso.

 

Me parece mucho mejor proque entiendo mejor las cosas, no me quedan pequeñas lagunas como antes se me llegaban a quedar. Y… bueno, simplemente el hecho de que sea más didáctico, lo hace más entretenido y más entendible.

 

¿En qué punto has mejorado desde que empezaste el marugoto?

Mejoré en Katakana. El hiragana sí me lo sabía bien pero el katakana sí se me complicaba.

 

¿Hay alguna actividad del libro que sientas que te ha sido mas útil?

Tal vez el escuchar y repetir me ha ayudado en mi pronunciación y me ha dado más confianza para hablar, porque antes era así de … ¡no no no!

 

¿Con quién hablas afuera?

Con mis compañeros de japonés. O bueno, con todos mis compañeros, si hablan japonés… o también con los compañeros, si son del área japonesa; cuando hablan ellos los escucho y les digo qué dijeron; y así, sé si.estoy bien o no.

 

Entonces, ¿recomendarías el libro a alguien?

Sí, por lo didáctoco que es. Y por ejemplo, simplemente los libros, tienen muchas áreas que te exlican muy bien las cosas, que te las repiten, hasta que las entiendes. Por eso se me hace muy recomendable.