17 Ago

Juan Antonio Yáñez

¿Y tú ya presentaste el Nōryokushiken? Si, el año pasado pasé el nivel 4 y ahora me preparo para el nivel 3. ¿Tu? Yo tengo el 2 kyu. ¿Y tu? Yo apenas este año voy a presentar el nivel 5.

¿El nivel 5? Correcto. Si actualmente estudias japonés, esta información te interesa. Si eres de aquella extraña estirpe que estudia vehementemente para obtener todos y cada uno de los certificados que se otorgan para el idioma japonés, esto también te interesa, dado que, a partir de este año, las reglas del juego van a cambiar.

Las lenguas del mundo cambian con el tiempo, las necesidades de la gente para aprenderlas también. El Examen de Conocimientos del Idioma Japonés (Japanese Language Proficiency Test; 日本語能力試験) se ha llevado acabo ininterrumpidamente desde 1984, con el fin de evaluar y certificar las habilidades en lengua japonesa de todo quien quiera tener un parámetro con el que pueda saber “qué tanto domina la lengua japonesa”. A diferencia de otros exámenes de certificación como el TOEFL, este examen se realiza solamente dos veces cada año, en México sólo una vez, y es presentado por más de 50 mil personas en todo el mundo.

En términos generales, este examen pone a prueba las capacidades de los estudiantes para evaluar información auditiva en lengua japonesa; para comprender textos (lo cual involucra la capacidad de leer kanjis); y sobre todo, para medir su capacidad para encontrar la “palabra adecuada” y saber diferenciar entre “una oración gramaticalmente correcta” de una que no lo es.

Pero qué te digo; seguramente esto ya lo sabes. Sin embargo, te comento que, el examen, como lo conocemos, con los años se ha convertido en una prueba un tanto obsoleta en la que uno elige una de entre cuatro respuestas posibles. ¿En verdad vamos por la vida diferenciando entre lo gramaticalmente correcto y lo que no lo es? ¿Para qué nos sirve tener un arsenal léxico en japonés si no sabemos identificarlo en un texto que no sea nuestro libro de texto? ¿Los exámenes, en verdad reflejan el nivel de dominio que declara el reverso de nuestro certificado? Tal parece, que la respuesta en muchos casos no ha sido muy halagadora.

Hace varios años que la Fundación Japón ha trabajado teniendo esto en mente, a fin de actualizar y replantear sus criterios de evaluación. Así fue que nació el Nuevo Examen de Habilidades en Lengua Japonesa (The New Japanese Language Proficincy Test; 新本語能力試験), que es el mismo examen que has presentado, salvo algunas diferencias importantes.

Si hasta el año pasado te desvelaste por pasar los niveles 4, 3, 2 y 1, (en ese mismo orden), ahora se añade un quinto nivel. Así, los niveles quedan de la siguiente manera:

Nivel 5. Es el nivel más básico. Equivale al nivel 4 del formato anterior.
Nivel 4. Equivale al nivel 3 del formato anterior.
Nivel 3. Este es un nuevo nivel intermedio entre los niveles 3 y 2 del formato viejo.
Nivel 2. Tiene casi el mismo nivel de dificultad que el nivel 2 del formato anterior.
Nivel 1. Es el más alto, con el mismo nivel de dificultad que el nivel 1 del formato anterior.

Además del nuevo nivel 5, la segunda modificación importante será el formato de los reactivos. El fin último de este cambio es que la calificación final refleje con mayor precisión las habilidades que posee cada estudiante de japonés para escuchar, abstraer información y elegir las palabras adecuadas para completar tareas utilizando el japonés como herramienta. El espacio es poco para exponer más detalles, así que, quienes estén interesados en conocer mejor esta nueva versión, la página web del examen (http://www.jlpt.jp/e/about/new-jlpt.html) puso a disposición del público algunas muestras de los reactivos de las distintas secciones.

Este año será la primera vez que se aplique esta versión revisada del examen y en años siguientes, seguramente veremos modificaciones. Los cambios en los criterios de evaluación también tendrán efecto en los sistemas de enseñanza de las escuelas de japonés de todo el mundo. En mi opinión, este efecto será visible poco a poco y será responsabilidad de quienes nos dedicamos a enseñar la lengua japonesa el saber responder a esta nueva condición. Para finalizar, un comentario a título personal. Si te interesa presentar el examen en diciembre, éste te dará un referente valioso para monitorear tus avances como estudiante de japonés. Sin embargo, recuerda que al final, el dominio de una segunda lengua lo demuestra, no un puntaje, sino la capacidad que tengas para, como lo dijo el buen John Austin, “hacer cosas con palabras”.